Búsqueda en los contenidos de la web

Asozumos
 

'Nuestro objetivo es contribuir a la protección del consumidor'

26 - MAYO - 2017

Asozumos.- En primer lugar, cuéntenos qué es SGF International y quién integra la organización.

Aintzane Esturo.- SGF International e.V. es una asociación fundada en 1974 y pionera en el autocontrol de la industria del zumo de fruta. De hecho, sirve como modelo para otras industrias alimentarias.

SGF es una organización sin ánimo de lucro, que está dirigida y financiada por las más de 650 empresas del sector en casi 60 países en todo el mundo. SGF se ve a sí misma como un socio de la industria del zumo en todos los aspectos que afectan a la seguridad y la calidad de los zumos de fruta.

Los miembros de SGF son todas aquellas empresas dedicadas a la producción y a la comercialización de zumos, purés, néctares de frutas y verduras, así como otros productos basados en frutas y verduras.

Los objetivos de SGF son promover la libre y leal competencia, mediante la promoción de la seguridad y calidad de los productos controlados, la protección de los miembros de ataques injustificados y el apoyo a los miembros en el cumplimiento de la legislación. Además tenemos como objetivo contribuir a la protección del consumidor y el control de zumos y néctares de frutas y verduras.

A.- ¿Cuál es su implantación en España?

A.E.- En España hay 25 miembros que producen todo tipo de zumos y purés de frutas: cítricos, frutas con hueso y sin hueso, uva, berries, etc... Hay algunos participantes consolidados desde hace ya muchos años y también contamos con socios que se han adherido más recientemente, pero la tendencia es el aumento del número de socios españoles. Hay que decir que la calidad de los productos españoles es cada vez más apreciada en los mercados internacionales pero los compradores requieren de la certificación SGF como aval de la calidad.

A.- Desde SGF se sigue una estricta cadena de custodia de los productos. ¿Podría explicarnos cómo se realiza y cuáles son los beneficios?

A.E.- La seguridad y la calidad de los alimentos son de particular interés para la industria fabricante, los distribuidores y los consumidores. El control que realiza SGF permite la trazabilidad de un zumo de frutas desde “el árbol a la botella” y está basado en los miembros que de forma voluntaria acceden a abrir las puertas de sus fábricas a los auditores de SGF que toman muestras de producto semi-elaborado y elaborado, tanto de las líneas de producción como de los almacenes para su posterior análisis, junto con una inspección de las condiciones higiénicas de las instalaciones.

El control completo de la cadena, desde el procesado de la fruta hasta el producto final, permite verificar la calidad del producto en muy poco tiempo, incluso cuando existen desviaciones originadas por el origen geográfico, características varietales u otros. Al mismo tiempo es fácil detectar, localizar y probar manipulaciones ilícitas del producto. Cualquier infracción de las regulaciones de alimentos o de las reglas del sistema desencadenan una serie de acciones correctivas por parte de SGF así como de su seguimiento.

El sistema de control voluntario intenta dar a sus miembros una mayor seguridad en la compra de sus productos semi-elaborados y protege al sector de competidores deshonestos. Además, el sistema de autocontrol contribuye a mantener las cada vez mayores exigencias de calidad de los distribuidores y los consumidores.

A.- ¿Cómo valora la implicación de las empresas productoras de zumos en cuanto a la calidad de los productos?

A.E.- La participación en SGF no es una “carta blanca”. Los participantes se deben responsabilizar de cumplir con la legislación y de comercializar únicamente los productos que cumplan con la Directiva Europea 2001/112, las legislaciones nacionales y el Código de Prácticas Europeo (AIJN/CoP).

La participación en el sistema de autocontrol ayuda a las empresas en el objetivo de poner en circulación únicamente productos en perfecto estado. Solo es posible beneficiarse de las ventajas del sistema cuando el sistema está apoyado por una mayoría cualificada de fabricantes de renombre. Estimamos que aproximadamente el 80% de la producción de semi-elaborados mundial participa en SGF.

A.- ¿En qué consiste la iniciativa FRAPP?

A.E.- FRAPP son las inciales del programa de evaluación de riesgos en fruta, en concreto para pesticidas. Desde 2005, SGF ha estado recopilando datos sobre los pesticidas aplicados en las plantaciones de fruta que posteriormente serán procesadas. De esta forma la industria tiene información contra los ataques injustificados o opiniones dudosas sobre el uso de pesticidas en esta industria. En la actualidad, FRAPP es reconocido por las autoridades, tales como la Comisión Europea y otras instituciones nacionales.

Los procesadores de fruta están obligados a facilitar a SGF los datos relativos a los pesticidas utilizados en los campos. Con la evaluación estadística de los datos, se puede tener un mejor control de las frutas y la calidad específica regional. Se pueden detectar desviaciones de un país productor y un país importador. También se informa a los participantes de los cambios previstos en la legislación en cuanto a los pesticidas y los límites máximos residuales.  Es una buena herramienta de gestión del riesgo que contribuye a la seguridad de los productos del sector.