Búsqueda en los contenidos de la web

Asozumos
 

4.- La obesidad y el zumo

Una de las creencias más comunes entre la población es que es más saludable comerse una pieza de fruta que tomarse un zumo y que es mejor un zumo exprimido en casa que uno comercial. De hecho, se recomienda que la mayoría de la fruta que se ingiera sea como piezas enteras ya sean frescas, congeladas, secas o en conserva y que su consumo en forma de zumo no exceda un tercio del total ingerido. Sin embargo, las estadísticas indican que esta práctica del consumo de frutas en fresco está en retroceso y como consecuencia la población no ingiere las 5 piezas recomendadas al día, aunque sí que podríamos acercarnos a ese objetivo si el consumo se realizase a través de zumos comerciales de frutas. Los zumos comerciales contienen un alto aporte de vitaminas y minerales, sin embargo, debido a su contenido de azúcares, se les ha asociado con el sobrepeso o la obesidad, sobre todo en la población infantil y, sin embargo, no hay ninguna prueba científica que demuestre la asociación entre el consumo de zumo de frutas y la obesidad. Si bien las tasas de obesidad han aumentado en los últimos años, el consumo de zumo de fruta ha disminuido correlativamente. Incluso parece que las personas que consumen zumos de frutas y verduras tienen dietas más saludables, en general, y mayor ingesta de los nutrientes principales que aquellos que no consumen estos productos. En concreto, la asociación del consumo de zumos con la obesidad se podría deber, fundamentalmente, a la cantidad de azúcares presentes en los zumos comerciales. Sin embargo, es importante resaltar que los zumos de frutas tienen la misma cantidad de azúcar que las frutas de las que proceden y que no son azúcares añadidos posteriormente, ya que la legislación española(Real Decreto 781/2013),y comunitaria lo prohíbe. Los zumos comerciales ofrecen total seguridad en su consumo, así como un gran cantidad de cualidades nutricionales. Son fuentes importantes de una amplia variedad de compuestos bioactivos, como vitaminas, antioxidantes y minerales. De ahí que su capacidad de proporcionar nutrientes y compuestos bioactivos dentro de una dieta equilibrada, favorezca el mantenimiento de la salud y prevenga la aparición de ciertas enfermedades. Un reciente estudio demuestra que el zumo comercial de naranja se asocia con una menor probabilidad de sufrir obesidad y otras enfermedades del síndrome metabólico. Por lo tanto, beber un vaso o dos de zumo de frutas cada día tiene efectos positivos para la salud, en el peso o en la diabetes. Tanto la Organización Mundial de la Salud (OMS),como la Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición (AECOSAN),recomiendan el consumo diario de frutas y verduras. La Asociación 5 al Día, que promueve el consumo de frutas y verduras frescas, admite que una de las cinco raciones diarias recomendadas de frutas y verduras puede proceder de un zumo de frutas envasado comercial. De hecho, los zumos comerciales constituyen un recurso habitual en las comidas o meriendas para mantener un estilo de vida saludable y una buena hidratación. Especialmente, juegan un papel decisivo en la alimentación infantil siendo una opción saludable y cómoda debido a su fácil transporte y consumo en los colegios o después de la práctica de ejercicio físico. Se convierten así en una manera sencilla y divertida para que los pequeños tomen fruta y les proporciona gran parte de los nutrientes diarios que éstos necesitan para su crecimiento y desarrollo. Destacable es, también, el papel que juega los zumos comerciales en el caso de la población de edad avanzada donde son la bebida que mejor "densidad nutritiva" presenta, por lo que se constituye como un medio de hidratación óptimo, que además ayuda a paliar algunas carencias nutritivas que pueda tener este grupo poblacional con mayores dificultades de masticación.

Evidencia Científica

El consumo apropiado de zumos, dentro de una dieta adecuada, no produce obesidad y produce  beneficios nutricionales. En una revisión bibliográfica realizada por las doctoras Carol E. O"Neil,  del Louisina State University AgCenter, y  Theresa A. Nicklas, del Departamento de Pediatría del Centro de Investigación de Nutrición de Niños del Baylor College of Medicine de Houston, recogida en la publicación"A Review of the Relationship Between 100% Fruit Juice Consumption and Weight in Children and Adolescents", se pone de manifiesto que más de las dos terceras partes, de los estudios revisados, no encuentran una asociación entre  consumo de zumo de fruta 100% y el peso, tanto en niños como en adolescentes. El estudio recoge que se puede concluir que no hay una asociación sistemática entre el consumo de zumo de fruta 100% y sobrepeso en niños y adolescentes. Los datos apoyan el consumo moderado de zumo de fruta 100%  y que este consumo puede ser una estrategia importante para ayudar a los niños a cumplir con las recomendaciones de consumo de fruta (1). Tomando como base una muestra multiétnica de adultos de la encuesta nacional sobre salud y nutrición NHANES 1996-2004, llevada a cabo en Estados Unidos,  el Dr. Pereira de la División de Epidemiología y Salud Comunitaria de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Minnesota, estudia la relación entre el consumo de zumos de fruta 100% y el riesgo de obesidad y el síndrome metabólico. En su estudio concluye que las personas que consumieron zumos de fruta 100%, eran más delgados  y tenían menos probabilidades de padecer obesidad (2).
En el Departamento de Ciencias de la Nutrición, Facultad de Agricultura y Recursos Naturales, Universidad de Connecticut, USA, se ha estudiado como afecta el consumo de zumo de naranja en la composición corporal. Tomando como base la población mayor de 4 años de la encuesta nacional sobre salud y nutrición NHANES 2003-2006, llevada a cabo en Estados Unidos. En su estudio concluye que los consumidores de zumo de naranja adultos, tenían un Índice de Masa Corporal (IMC) más bajo, menor circunferencia de cintura y menor porcentaje de grasa que los no consumidores, así como menos probabilidades de padecer obesidad o sobrepeso. En niños y adolescentes estos efectos no se observaron, no habiendo diferencias, entre consumidores y no consumidoresde zumo de naranja (3). Entre los adultos canadienses, al igual que sucede en otras partes del mundo, está aumentando la prevalencia de sobrepeso y obesidad. La dieta es una de las principales causas de la obesidad, siendo el consumo de frutas y verduras una buena manera de combatir el sobrepeso y la obesidad.  El Dr. Akhtar-Danesh, profesor del Departamento de Epidemiología Clínica y Bioestadística, Facultad de Enfermería,  Universidad McMaster, Hamilton, Canada, investiga la asociación entre el consumo de zumo de fruta y el índice de masa corporal (IMC). Para realizar su análisis se basa en le Encuesta de Salud de la Comunidad Canadiense, considerando la población comprendida entre los 18 y 64 años. Los resultados obtenidos muestran una ligera disminución del IMC, lo que puede sugerir que un consumo moderado de zumo de fruta, cada día está asociado con un peso normal(4).
Bibliografía 1. O"Neil, C.E, Nicklas T.E. (2008). "A Review of the Relationship Between 100% Fruit Juice Consumption and Weight in Children and Adolescents". American Journal of Lifestyle Medicine 2008 2(4), 315-354. 2. Pereira, M.A., Fulgoni V.L., (2010). "Consumption of 100% Fruit Juice and Risk of Obesity and metabolic Syndrome: Finding from the National Health and Nutrition Examination Survey 1999-2004. J Am Coll Nutr. 29(6), 625-629. 3. Wang, Y., Lloid, B., Davis, C.G., Lee, S.g., Chung, S.j., Chun, O.K. (2012). "Impact of Orange Juice Consumption on Macronutrient and Energy Intakes and Body Composition in the US Population". Public Health Nutr 15(12), 2220-7. 4. Akhtar-Danesh N., Dehghan M. (2010). "Association Between Fruit Juice Consumption and Self-Re'ported Body Mass Index Among Adult Canadians". J Hum Nutr Diet, 23 162-168.