Búsqueda en los contenidos de la web

Asozumos
 

¿Conoces el proceso de elaboración de un zumo de naranja?

Tras la recolección de naranjas, estas pasan a ser procesadas rápidamente para preservar sus vitaminas y contenidos nutricionales. De este proceso resultan tres tipos distintos de zumos: los zumos sin pasteurizar, para su consumo el mismo día de elaboración; los zumos obtenidos pos simple presión de la fruta y pasteurización, que mantiene el zumo fresco por más tiempo, y los zumos concentrados, en los que se extrae la mayor parte del agua del zumo de fruta a través de un proceso de evaporación.

El proceso de concentración hace el transporte y almecenamiento más fácil, sin que disminuya el contenido nutricional del zumo. Posteriormente, durante el envasado, se restituye el agua evaporada en las mismas cantidades que las que contiene la fruta de manera natural.

En este último aspecto, cabe destacar que un envasado como el de los cartones de larga duración ayuda a salvaguardar el sabor y el contenido nutricional del zumo, protegiéndolo de agentes externos como la luz y el aire. Por ley, el zumo a partir de concentrado debe ser comparable en términos de calidad al zumo que no procede de concentrado.

Cabe destacar que la legislación vigente en España (Real Decreto 781/2013), así como en el resto de estados miembros de la Unión Europea, no permite la adición de azúcares ni aditivos a los zumos de fruta envasados.

Por todo ello el zumo de fruta 100% no es más que la fruta de la que procede, lo que lo convierte en una forma conveniente de aumentar la ingesta diaria de fruta y apoyar una buena salud.