Búsqueda en los contenidos de la web

Asozumos
 

'El consumidor está cada vez más comprometido con la salud, el bienestar o la sostenibilidad'

El director general de la Federación Española de industrias de Alimentación y Bebidas (FIAB), Mauricio García de Quevedo, analiza cuáles son los principales retos de la industria de la alimentación y bebidas y cómo esta se está adaptando a las nuevas tendencias de consumo.

Asozumos.- Encaramos 2019 con cambios en los consumidores, ¿cuáles cree que son las tendencias más claras para los próximos 12 meses?

Mauricio García de Quevedo.- Los nuevos hábitos en el consumo de alimentos y bebidas son una de las principales tendencias a las que la industria debe hacer frente. El sector tiene que ser capaz de integrar sus estrategias de negocio para adaptarse a las demandas y necesidades de un consumidor que cada vez está más comprometido con la salud, el bienestar o la sostenibilidad. Es  tarea de la industria responder a una demanda de alimentos sostenibles y, que al mismo tiempo, contribuyan a mejorar el bienestar y sigan teniendo los estándares más altos en calidad y seguridad. El sector ya está posicionado en este nuevo escenario a través de la creación de nuevos productos, formatos, envases y al fomento de los hábitos de vida saludables. La industria alimentaria está siendo capaz y seguirá satisfaciendo estas demandas gracias la innovación, el big data o la digitalización de los procesos productivos. En el terreno internacional, las tendencias estarán enfocadas a aumentar el valor de nuestras exportaciones, fortaleciendo nuestra presencia en las áreas estratégicas para la industria y apostando por mercados emergentes que ofrecerán múltiples oportunidades de negocio a las empresas españolas.  

AZ.- Las bebidas también son parte importante de la FIAB, ¿cuáles cree que son los principales retos a los que se enfrenta el sector en los próximos años?

MGZ.- El sector de las bebidas comparte los retos asociados a la industria de manera general. Crecer con valor, de manera eficiente y abordar la internacionalización son algunos de ellos. Además, por la especificidad de este sector, y vinculado también al cambio de los hábitos de consumo, las empresas afrontan como reto, pero también como oportunidad, la sostenibilidad tanto en sus procesos productivos, en la relación con el resto de eslabones de la cadena y en la utilización de envases. Además, seguir garantizando una oferta cada vez más amplia y con múltiples opciones es la apuesta hacia un consumidor con diferentes necesidades.  

AZ.- La sostenibilidad tiene cada vez un mayor peso en la industria de la alimentación y bebidas. ¿Cuáles cree que han sido los principales avances en este ámbito y cuáles cree que serán los puntos claves en el futuro?

MGQ.- La sostenibilidad ya forma parte de la hoja de ruta de las empresas del sector, que aúnan sus esfuerzos por asegurar un entorno productivo y de consumo sostenible. Los principales avances para las empresas del sector han sido integrar en sus estrategias de negocio cuestiones esenciales como la economía circular, la eficiencia energética o el cambio climático.   La sostenibilidad encuentra en la innovación su mejor aliado y las compañías ponen sus esfuerzos en cuestiones como la movilidad sostenible, el uso de subproductos integrados nuevamente en la cadena alimentaria, el diseño de nuevos formatos de envases más eficientes o de herramientas para evitar el desperdicio alimentario. Además, es clave el trabajo con todos los eslabones de la cadena, desde el productor al consumidor, asegurar que este principio se mantenga en cada eslabón es lo que permitirá al sector seguir hablando de futuro.  

AZ.- Se ha firmado (porque cuando se publique la entrevista ya habrá tenido lugar) el compromiso de la reformulación de productos, ¿qué valoración hace la FIAB de esta iniciativa?

Esta iniciativa, por medio de la cual se reformularán más de 3.500 productos alimentarios que representa el 44,5% de la energía total diaria, responde a la voluntad de una industria responsable, comprometida con los consumidores y que realiza grandes esfuerzos para mejorar la composición de sus productos desde la autorregulación del sector. Durante la última década, los fabricantes españoles de alimentos y bebidas han avanzado en este campo. La firma del Plan es un paso más y que debe integrarse dentro de una respuesta más global en la que también participe el fomento de hábitos de vida saludable, la educación desde la infancia y la formación al consumidor general.

AZ.- Para terminar, ¿qué le pide a 2019 para el sector de alimentación y bebidas?

MGQ.- Al 2019 le pedimos que el sector siga siendo un referente y un motor para la economía española, apoyándonos en el nuevo marco Estratégico que estamos desarrollando con el horizonte 2025. Somos el primer sector industrial del país, con una producción superior a los 100.000 millones de euros: generamos estabilidad, riqueza y empleo en todo el territorio español. El sector encadena 56 meses consecutivos creando empleo y esperamos que a lo largo de este año los datos sigan estables. En el terreno internacional, queremos que los alimentos y bebidas españolas continúen siendo reconocidos en todo el mundo por su variedad, calidad y seguridad. También nos esforzaremos por elevar la posición actual de España en el ranking de países exportadores de la Unión Europea y por seguir con la diversificación de las exportaciones en mercados emergentes y esperamos que se solucionen positivamente cuestiones como el Brexit, la política arancelaria proteccionista de EE.UU. y el fomento de informaciones veraces sobre el sector.