Búsqueda en los contenidos de la web

Asozumos
 

Hay estudios que muestran desequilibrios nutricionales entre la población

15 - FEBRERO - 2018

Beatriz Navia es profesora Titular de la facultad de Farmacia de la Universidad Complutense de Madrid y nos cuenta en que consiste el  coaching nutricional en esta entrevista.

Asozumos.-Para los que nunca habíamos oído hablar del coaching nutricional, ¿en qué consiste?

Beatriz Navia.-Se trata de un nuevo enfoque de la asesoría nutricional que pretende facilitar el cambio de hábitos alimentarios y de estilo de vida, y que resulta especialmente útil para personas a las que les cuesta realizar o mantener en el tiempo este tipo de cambios. A diferencia del método tradicional, en este nuevo enfoque se trabaja teniendo siempre en cuenta las necesidades y prioridades de la persona y, de forma conjunta con ella, se la ayuda en la toma de decisiones y se la acompaña en todo el proceso, proporcionándola el apoyo y las herramientas necesarias a lo largo del mismo, para que, finalmente, consiga alcanzar su objetivo.

AZ.-¿Tan mal comemos los españoles?

BN.-No, para nada. Sin embargo, sí que se encuentran en los estudios algunos desequilibrios nutricionales que deberían ser mejorados. Por ejemplo, la ingesta de grasa (especialmente saturada) o de sodio, suele ser bastante elevada; mientras que la de fibra, o la de algunas vitaminas y minerales está por debajo de la recomendada. Por otro lado, el sedentarismo ha hecho que se gaste menos energía de la que se ingiere, provocando que el sobrepeso y la obesidad sean frecuentes en la sociedad actual.

AZ.- ¿Cuáles son los mitos más extendidos sobre los alimentos que más influyen a una persona a la hora de iniciar una dieta?

BN.-Sobre esto se podría escribir un tratado, ya que hay multitud de mitos muy extendidos en alimentación, como que no se puede comer fruta tras las comidas, que mezclar diferentes macronutrientes en una misma comida engorda, que no se deben tomar hidratos de carbono, que eliminar el gluten de la dieta ayuda a bajar de peso…

AZ.-Hablando de mitos, se dice que el zumo de fruta contiene azúcares añadidos, pero por ley está prohibido. Desde el punto de vista nutricional, ¿cómo recomendarías su consumo a una persona sana?

BN.-Efectivamente el zumo de fruta comercial solo contiene azúcar naturalmente presente en la fruta de la que está elaborado. También se tiene que tener en cuenta la gran diversidad de zumos que oferta el mercado, por lo que independientemente de su origen, la recomendación debe ser un consumo moderado.

AZ.-¿Qué objetivos tiene el curso que usted dirige?

BN.-El curso lo hemos planteado teniendo en cuenta desde el minuto cero de una asesoría nutricional, para que el alumno aprenda, de una forma estructurada, desde como recibir y cómo crear un clima empático con el cliente; que información útil recabar y cómo recoger, manejar e interpretar esta información; que pautas aconsejar; y, como dirigir, a partir de aquí, la asesoría, para partiendo del potencial de cada persona, ayudarla a lograr por ella misma el cambio deseado.

AZ.-¿A quién va dirigido?

BN.-Puesto que el eje central del curso es el consejo y la asesoría nutricional, el curso va dirigido principalmente a estudiantes, graduados, licenciados o diplomados, del área de ciencias de la salud, como dietistas-nutricionistas, farmacéuticos, médicos, enfermeros, tecnólogos de alimentos, etc., siendo en cualquier caso requisito mínimo, tener aprobado el acceso a la universidad o titulación equivalente.

En la actualidad contamos con dos cursos, uno de 120 horas de formación continúa con una edición de marzo a junio y otra de septiembre a diciembre, y otro de 75 horas en la Escuela Complutense de Verano.

AZ.-¿Qué temas se abordarán?

BN.-El temario es bastante amplio, ya que abarca técnicas de entrevista y comunicación, valoración de estado nutricional, diseño de dietas equilibradas, metodología y herramientas de coaching nutricional o el empleo del mindfulness como herramienta de coaching nutricional (mindful eating). Todo ello con una metodología docente en la que se incluye una parte teórica, seguida de multitud de sesiones prácticas, con talleres de valoración del estado nutricional, diseño de dietas equilibradas, adecuación de tamaños de ración, medidas caseras, interpretación de etiquetados, la lista de la compra y el supermercado, recetas saludables, etc., además de ejercicios de role-playing, grabaciones en vídeo, casos específicos (método del caso), etc.