Búsqueda en los contenidos de la web

Asozumos
 

'La gestión sostenible podrá pasar de ser una oportunidad a ser una necesidad'

El director general de Industria Alimentaria del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, José Miguel Herrero, hace balance del sector agroalimentario en el año 2018, señala los principales retos para el 2019 y el papel cada vez más relevante de la sostenibilidad en la industria.

Asozumos.- ¿Qué balance hace del pasado año en el ámbito agroalimentario en España y qué espera para este 2019?    

José Miguel Herrero.- El balance general en el ámbito agroalimentario podemos clasificarlo como satisfactorio.  De cara al futuro no son pocos los retos a los que se enfrenta. Seguimos en la hoja de ruta de trabajo hacia la consolidación de una cadena alimentaria cuyo funcionamiento, gracias en gran medida a la Ley 12/2013 de la cadena, sea constante, más estable, más transparente y con cada vez más empresas adheridas al código de buenas prácticas. También queremos seguir haciendo esfuerzos para que las empresas ganen dimensión y se animen a la concentración cooperativa y para que el consumidor se vea cada vez más identificado con unos Alimentos de España de calidad, diversos y enmarcados en otras áreas sociales tan importantes como la gastronomía, deporte, turismo y en definitiva formen parte de su estilo de vida.  

AZ.- ¿Cuáles cree que serán las principales tendencias de cara a este nuevo año en la industria agroalimentaria y, más concretamente, en lo referido a las bebidas?  

JMH.- Según los datos disponibles, en los últimos doce meses hasta octubre de 2018 desciende el volumen total de compra de vinos un 2,3%, especialmente provocado por la evolución negativa de los vinos sin DOP/IGP (-4,7%), ya que los vinos con DOP/IGP se mantienen estables (-0,2%).

Las sidras, sin embargo, presentan una evolución positiva del 23,0%, mientras que el consumo de cervezas y bebidas espirituosas decrece (-1,2% y -2,0% respectivamente). En referencia a las bebidas sin alcohol, la evolución fue diferente según el tipo. Mientras que el consumo total de agua de bebida envasada creció un 2,7%, el de las gaseosas y bebidas refrescantes cayó un 3,0%, y el de zumos y néctares descendió también un 7%.    

En cuanto a tendencias a largo plazo, las aguas envasadas vienen teniendo una tendencia creciente desde 2014, y lo mismo puede decirse, aunque en menor medida, de las cervezas, si bien en los dos últimos años se ve un cierto estancamiento.

En cambio, las bebidas refrescantes llevan varios años de ligero descenso, al igual que los zumos y néctares, quizá incluso de forma más acusada. Es posible que las tendencias actuales orientadas al cuidado de la salud y a la búsqueda de lo natural influyan en estos comportamientos.  

En lo que respecta al ámbito fuera del hogar, hemos detectado una reducción del consumo de bebidas refrescantes, mientras el resto de bebidas ven aumentado su consumo, siendo el de las bebidas frías un sector en general en crecimiento. Se consumen por el 74% de los españoles, en especial los adultos de entre 35 y 49 años.

AZ.- ¿Cuáles son los principales retos a los que se enfrenta?  

JMH.- La industria alimentaria desarrolla su actividad evolucionando ante un escenario altamente cambiante con rápidas y constantes transformaciones sociales, tecnológicas, económicas, climáticas y políticas. Los mercados son cada vez más globalizados, exigentes y competitivos y la industria tiene que adaptarse, ser más eficiente y más sostenible para mantener posiciones competitivas.    

AZ.- La sostenibilidad tiene cada vez un mayor peso en la industria de la alimentación y bebidas. ¿Cuáles cree que han sido los principales avances en este ámbito y cuáles cree que serán los puntos claves en el futuro?  

JMH.- Considero que el principal avance se centra en la propia extensión del ámbito de aplicación del concepto. La sostenibilidad hace relativamente poco tiempo era asociada en exclusiva al componente medioambiental y a día de hoy se contempla desde un enfoque global o integral donde los ámbitos social y medioambiental adquieren relevancia con la misma intensidad. Afortunadamente, las industrias alimentarias van incorporando progresivamente este concepto en su gestión como un elemento clave de competitividad. La gestión sostenible podrá pasar de ser una oportunidad a ser una necesidad.    

AZ.- Asozumos, en colaboración con la asociación europea de productores de zumos, AIJN, y a través de la plataforma Juice CRS Platform, garantiza su compromiso en materia de sostenibilidad en todas sus operaciones para lograr un sector más respetuoso con el medio ambiente. ¿Cómo valora este tipo de iniciativas originadas por la propia industria?  

JMH.- Valoro muy positivamente, como no puede ser de otra forma, una estrategia como ésta, que parte de la iniciativa de sus principales protagonistas y que tiene en consideración al resto de actores de la cadena. Asimismo considero que en la aplicación de las estrategias de sostenibilidad cobra especial relevancia la comunicación a la sociedad de los compromisos asumidos. Felicito por ello a Asozumos.