Búsqueda en los contenidos de la web

Asozumos
 

Recuperarse de los deportes de invierno bebiendo zumo

23 - FEBRERO - 2017

El invierno es la época perfecta para disfrutar de actividades al aire libre en la montaña y de deportes como el esquí, en sus distintas modalidades, el snowboard o el patinaje. Estas actividades se realizan en plena naturaleza, lo que aumenta su atractivo para quien los practica, pero también están sometidos a condiciones atmosféricas más duras, lo que convierte estos deportes en actividades muy exigentes físicamente. Las bajas temperaturas, el viento helado e incluso los temblores que sufre el cuerpo repercuten directamente en el gasto energético del organismo y en sus niveles de hidratación. Estar bien hidratado es fundamental en estas condiciones para evitar problemas como dolores de cabeza o mareos, propios del mal de altura.

Seguir una dieta equilibrada es importante a lo largo de todo el año, pero cuando se somete al cuerpo a circunstancias más extremas de las habituales, se debe incrementar el aporte de nutrientes. En el caso de los deportistas de élite, todos siguen una estricta dieta que les aporta los sólidos y líquidos que necesitan para mantener su rendimiento deportivo. En el caso de una persona activa no profesional, que realiza deporte de forma regular u ocasional, también necesita un aporte extraordinario de líquidos y nutrientes para evitar problemas de salud derivados de una posible deshidratación. “Someter a un organismo a altos niveles de estrés hídrico cuando se realizan actividades deportivas puede dar lugar a un descenso en el rendimiento deportivo así como a complicaciones graves de salud por la importante pérdida de líquidos que se produce por la sudoración”, como explica Anna Bach, doctora en el campo de la Salud Pública Nutricional, Anna Bach y portavoz de la iniciativa “Zumo de Fruta, en Serio”, promovida por AIJN (European Fruit Association) y Asozumos (Asociación Española de Fabricantes de Zumos).

Se ha comprobado que las dos situaciones extremas que más contribuyen al agotamiento durante la práctica deportiva son la deshidratación, derivada de la pérdida de agua y electrolitos, así como la disminución de los hidratos de carbono, que se almacenan en las células en forma de glucógeno.

El valor nutricional del zumo para los deportistas

Tras la realización de la actividad deportiva la ingesta de agua no aporta al organismo todos aquellos nutrientes y electrolitos que se pierden por determinados mecanismos fisiológicos como el sudor. De hecho, el 80% de la energía que el cuerpo humano emplea en la contracción muscular es liberada en forma de calor, lo que está íntimamente relacionado con la sudoración y, por lo tanto, con el riesgo de que el deportista pueda padecer deshidratación. Si se llega a este punto, la pérdida de líquido puede reducir la obtención de energía por parte del músculo, problemas en la eliminación del ácido láctico que se genera en el ejercicio y la disminución de la fuerza. Por todo ello es fundamental ingerir líquidos que palíen la perdida de oligoelementos.

El perfil nutricional del zumo lo convierte en una bebida con un alto valor nutritivo para después del ejercicio, ideal para restablecer los niveles de agua y micronutrientes que se pierden durante la realización de los deportes de invierno. Así, el zumo de naranja, contiene, entre otros nutrientes, folato y potasio, y es una buena fuente de vitamina C, que contribuye al funcionamiento metabólico normal liberando energía, a la función normal del sistema inmunológico y a la protección de las células frente al estrés oxidativo. También contiene folato que reduce el cansancio y la fatiga. Así como potasio, que contribuye al funcionamiento normal de los músculos y ayuda a mantener una presión arterial normal.

Reponer líquidos después de hacer deporte es una de las primeras pautas a seguir para entrenar de forma saludable. Jamás debe perderse líquido por encima del 2% de peso corporal lo que, en el caso de una persona con un peso de 70kg supone unos 1,5 kg. Superar este umbral sin recuperar de forma adecuada el líquido y los nutrientes perdidos puede acarrear problemas de salud importantes. Para evitar llegar a este extremo se debe ingerir líquido de forma controlada cuando se realiza una práctica deportiva.

Los zumos son, por tanto, aliados de las personas que soportan un degaste físico importante tras la realización de actividades como los deportes de invierno, para recuperar su tono físico y mantener correctos niveles de hidratación y nutrientes. Asimismo,  los zumos de frutas forman parte de una dieta sana y equilibrada.  La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el consumo de al menos 400 g de frutas y verduras a diario. En este sentido, la organización ‘5 al día’ recomienda el consumo de cinco raciones entre frutas y verduras al día, de las cuales una puede ser un vaso de zumo envasado.