Búsqueda en los contenidos de la web

Asozumos
 

"Gracias a la tecnología, hoy la recuperación de pulpa supone un incremento de un 3-4 % del rendimiento de operación"

JBT FoodTech
JBT es líder en el mercado de alimentos procesados y zumos a base de cítricos, así como en las empresas de transporte aéreo. Con un siglo de historia en maquinaria especializada, JBT se ha ido reinventado y adaptando a las nuevas necesidades de sus clientes construyendo duraderas relaciones comerciales especialmente en el sector de los zumos y néctares.

Asozumos.- Durante más de un siglo han ayudado a cada uno de sus clientes a trabajar más eficazmente mediante la incorporación de nuevas tecnologías. ¿Qué tipo de soluciones aportan para poder cumplir los objetivos que cada procesador tiene hoy en día?

José Lorente.- Nuestro sistema, en procesado de cítricos, consiste en alquilar la tecnología de extracción. Como consecuencia de ese alquiler damos una serie de servicios: mantenimiento, asistencia tecnológica, etc. Estos servicios incluyen la actualización tecnológica que nuestro equipo de I + D + i haya desarrollado. Estos nuevos desarrollos incluyen mejoras en el proceso y en los equipos con el objetivo de incrementar el rendimiento de extracción y la calidad del producto. También incluye alternativas de recuperación como son la pulpa, los aceites esenciales y la recuperación de azúcares o fibras.

Asozumos.- ¿Cómo son las relaciones entre JBT y las industrias alimentarias en general, y las de zumo en particular?

J. L.- Debido a nuestro particular modelo de negocio, estamos dentro del cliente con nuestros equipos y con nuestro personal técnico, esto nos lleva a un trabajo conjunto con nuestros clientes. Lo que es bueno para nuestros clientes es lo que mantiene nuestro trabajo. Es un modelo "WIN/WIN".

Asozumos.- ¿Cuál es su participación en el sector español?

J. L.-
En el sector de Cítricos, nuestras instalaciones procesan un 80 % aproximadamente de la fruta transformada en España. Los principales procesadores españoles tienen tecnología JBT.

Asozumos.- Lograr que los alimentos procesados conserven todas sus propiedades organolépticas y de color es el reto de estos tiempos. ¿Qué tecnología es la más innovadora en estos momentos para preservar la esencia de los alimentos?

J. L.- El procesado de alimentos requiere esfuerzos continuos para mejorar constantemente el producto final. Estamos trabajando en mejoras en la calidad organoléptica del zumo y también en la mejora cuantitativa en el procesado. Cuantas menos etapas incluya un proceso, mejor será el producto final obtenido. Hay múltiples tecnologías aplicadas actualmente que protegen las características organolépticas del producto final:

· El lavado de fruta con detergente y con equipos adecuados para eliminar residuos, nos permite mantener la esencia de la fruta a transformar, eliminando malos sabores y aromas, y protegiendo al consumidor al mismo tiempo eliminando residuos de pesticidas de la fruta antes de procesarla. A la vez nos permite disminuir el proceso térmico de conservación y redunda otra vez en beneficio de las propiedades organolépticas.

· El proceso de desaireado previo al proceso térmico permite hacer que éste sea más eficiente y menos agresivo.

· Nuevos sistemas de pasterización No Térmica y Térmica.

Asozumos.- ¿Existe alguna maquina creada por ustedes que además de preservar las propiedades organolépticas de los alimentos potencie las nutricionales?

J. L.- Depende del proceso y del producto a procesar y por tanto del producto final. Un ejemplo es el tomate y su contenido en licopeno, que es un potente antioxidante, y según la tecnología de procesado se puede obtenerse un producto final con mayor o menor contenido en licopeno, más rico en antioxidantes. Lo mismo sucede en otros procesos en otras frutas o verduras. Otro ejemplo es el desaireado previo al proceso de pasteurización, que incrementa el contenido en vitamina C, y por tanto en antioxidantes, del producto final frente a un procesado sin desairear.

Asozumos.- Continuando con su compromiso de liderazgo tecnológico, JBT FoodTech ha crecido estratégicamente para cubrir el más amplio espectro de equipos y procesos dentro de la Industria. ¿Qué importancia tiene la I+D+i para ustedes?

J. L.- Toda. Nuestro compromiso con los clientes y nuestro futuro pasa por la I + D + i. Sin Investigación y desarrollo de tecnologías nuevas y más útiles, nuestro trabajo no tiene sentido, nuestro modelo de negocio no funciona. Es la base de nuestro liderazgo en aquellos sectores en que lo somos. Nuestro equipo de I + D + i es uno de los más importantes en la empresa y en la estrategia de esta.

Asozumos.- ¿Qué novedades y tendencias ofrece hoy en día a sus clientes y en especial a los productores de zumos y néctares?

J. L.- En los últimos años hemos incorporado al sector de zumos y néctares varias tecnologías que han permitido mejorar la calidad y cantidad del producto obtenido, al procesar fruta y diversificar los productos obtenidos. Sólo dos ejemplos:

1. Recuperación de pulpa de frutas cítricas. Hasta hace muy poco tiempo esta pulpa se eliminaba del zumo inicial por filtración y se descartaba como residuo. JBT puso en marcha la tecnología para su recuperación, su procesado y su envasado aséptico. Hoy la recuperación de pulpa supone un incremento de un 3-4 % del rendimiento de operación, diversificar la producción y disminuir los residuos. La pulpa, además, se vende a un precio superior al zumo.

2. Recuperación de d-limoneno. Este es un equipo recientemente desarrollado y que está siendo introducido en la industria en estos momentos. Supone recuperar de los residuos de procesado, el d-limoneno, en aquellas plantas que no tienen recuperación de aceites esenciales.

Asozumos.- En términos de responsabilidad medioambiental, ¿llevan a cabo algún tipo de medidas para aumentar la eficiencia energética y reducir, además, la huella de carbono en las industrias que ustedes trabajan?

J. L.- Todas nuestras acciones están siempre encaminadas, aparte del incremento de la eficiencia, diversificación de la producción y mejora de la calidad, a la disminución del impacto ambiental del procesado. Nuestras tecnologías, y los ejemplos dados son claras muestras de ello, están re-orientándose para disminuir el consumo energético, diversificar la producción, recuperando nuevos productos de los residuos (azúcares, d-limoneno y pulpa entre otras) que además implican una menor carga de residuos generada.