Búsqueda en los contenidos de la web

Asozumos
 

"La vitamina C puede reducir el daño muscular"

Asozumos.- El desayuno es la comida más importante del día, ¿qué debemos incluir en él para que nos aporte energía durante toda la jornada?
Mónica Navarro Indiano.-
Para comenzar bien el día, debemos realizar un desayuno saludable completo, eligiendo un alimento de cada uno de estos tres grupos: lácteos, cereales y frutas. -Lácteos: en forma de leche sola, con cacao, con café, yogur, queso. -Cereales: en forma de pan en tostadas, bocadillo pequeño, cereales para el desayuno, barritas de cereales, galletas, bizcocho. -Fruta: en forma de fruta natural entera o pelada, zumo de frutas natural, batido de leche o fruta natural, zumos comerciales.

Asozumos.- Además, para mantener un buen estado físico y mental es importante hidratarse correctamente ¿qué papel piensa que pueden jugar ahí los zumos de frutas, tanto para niños como para personas de avanzada edad?

MNI.-
Tanto los niños, que tienen unas necesidades de hidratación alta, como los mayores que tienen una sensación de sed disminuida, se tratan de dos grupos de riesgo entre los hay que hay que prestar especial mayor atención respecto a su hidratación. Para asegurar una adecuada hidratación en estos colectivos, además de ofertarles el agua como bebida de preferencia, también podremos ofrecerles otras bebidas que contienen más de un 85% de agua en su composición como: leche, zumos de frutas, refrescos sin azúcar ni gas, y en el caso de los mayores podremos ofrecerles tb infusiones y café, para hacerles más apetecible llevar a cabo una adecuada ingesta de líquido.

Asozumos.- ¿Cuáles son las pautas de una hidratación adecuada?
MNI.-
Según la EFSA, las recomendaciones de ingesta adecuada de agua para personas sanas, en condiciones de temperatura y actividad física moderadas (ni mucho frío ni mucho calor), son de 2.5l por día para hombres y 2.0l por día para mujeres aproximadamente. Todas las bebidas y una variedad de productos de alimentación contribuyen a esta cantidad. Por regla general, las fuentes de hidratación para cubrir esta necesidad de nuestro organismo, suelen ser 50% en forma de agua, 30% en forma de otras bebidas y 20% en formad de productos de alimentación sólidos que cubren el resto.

Asozumos.- Desde su punto de vista, ¿cómo pueden complementar los zumos de frutas nuestras comidas nutricionalmente hablando?
MNI.-
Para mantener un estado de salud adecuado, nunca debemos de olvidar que debemos realizar una alimentación saludable, una correcta hidratación y un estilo de vida activo. En este sentido tanto desde el punto de vista de la hidratación como desde el punto de vista de una adecuada alimentación las frutas y sus zumos nos pueden ayudar a aportándonos agua, vitaminas, minerales, y fibra. Podemos introducirlos en desayunos, medias mañanas o meriendas, así como de postre o como bebida, acompañando las comidas.

Asozumos.- Si se practica actividad física de manera habitual, ¿qué tipo de zumos o sabores cree que son los más recomendados para recuperar fuerzas?
MNI.-
En situaciones de deshidratación leve, tras la práctica de actividades deportivas, las bebidas con sales minerales (sodio), y con azúcares de absorción rápida (glucosa), pueden facilitar una mejor rehidratación. Además, la ingesta de vitamina C, puede reducir el daño muscular y favorecer la recuperación tras la sesión intensa en el gimnasio. Por tanto zumos a base de frutas ricas en vitamina C como el kiwi, naranja, piña, fresa, o bien, el plátano, uvas, que nos aportan mayor proporción de azucares. Así como combinaciones con otros alimentos, como verduras (zanahoria, tomate) o bien confeccionando batidos que mezclen no solo frutas si no otros alimentos como frutos secos o leche pueden completar el valor nutricional o energético requerido para recuperar fuerzas.

Asozumos.- ¿Considera que los deportistas pueden sustituir las bebidas energéticas por zumos?
MNI.-
Si, puesto que nos pueden aportar agua para una correcta hidratación (>85%), azúcares de absorción rápida y sales minerales, para el correcto funcionamiento de la actividad muscular.