Búsqueda en los contenidos de la web

Asozumos
 

Legislación

Codex Alimentarius

El Codex Alimentarius tiene por objeto desarrollar normas alimentarias, reglamentos y otros textos relacionados (tales como códigos de prácticas) bajo el Programa Conjunto FAO/OMS de Normas Alimentarias. No son de obligado cumplimiento, pero la normativa Comunitaria tiene muy en cuenta los principios establecidos en este código a la hora de desarrollar la normativa aplicable, puesto que el objetivo de la norma internacional del Codex es armonizar las legislaciones alimentarias entre todos los países y facilitar el comercio internacional de alimentos.

Legislación Comunitaria

La Unión Europea, como el Codex, realiza una aproximación doble a la legislación de los alimentos a través de la legislación "horizontal", que cubre los aspectos comunes o genéricos que les afectan (tales como los aditivos, etiquetado, higiene, etc.) y "vertical", en cuyo caso afecta a productos o sectores específicos.

La legislación vertical de alimentos de la UE está estrictamente limitada a la producción y comercialización de los siguientes siete productos: · Azúcares. · Chocolate y productos derivados del cacao. · Miel. · Leche conservada parcial o totalmente deshidratada. · Extractos de café y achicoria. · Mermeladas, jaleas y confituras de fruta. · Zumos de fruta y otros productos derivados.

Por su objeto, estas directivas se conocen como las "Breakfast Directives" o Directivas del desayuno y se promulgaron en virtud del artículo 37 del Tratado Constitutivo de la Comunidad Europea (vigente hasta 2009). Esta legislación ha tenido diversas modificaciones en el tiempo, y en el caso de los zumos y néctares la que actualmente está en vigor es la Directiva 2012/12 del Parlamento y del Consejo de 19 de abril de 2012, por la que se establecen normas relativas a la elaboración, composición, etiquetado, presentación y publicidad de los zumos de frutas y otros productos similares que rigen en todos los países miembros de la U.E.

Legislación Nacional

La mencionada Directiva comunitaria 2012/12/UE se ha transpuesto al derecho nacional a través del Real Decreto 781/2013, de 11 de octubre, por el que se establecen normas relativas a la elaboración, composición, etiquetado, presentación y publicidad de los zumos de frutas y otros productos similares destinados a la alimentación humana. Este real decreto que no es más que la traducción y actualización de la Directiva europea de 2012 es el que establece las categoría de productos existentes, los requerimientos en materia de producción y etiquetado que tienen que cumplir los zumos y néctares para poder comercializarse en nuestro país y por tanto la referencia legal a cumplir por todos aquellos implicados en la producción y comercialización de esta categoría.

Asimismo en España rige el Real Decreto 1518/2007, de 16 de noviembre, por el que se establecen parámetros mínimos de calidad en zumos de frutas y los métodos de análisis aplicables. En España, los parámetros químicos de calidad de los zumos más comunes en nuestro mercado o que son objeto de comercio exterior (naranja, albaricoque, mandarina, manzana, melocotón, pera y piña) están reconocidos legalmente, a diferencia del resto de países europeos donde solamente constituyen un Código o Guía de Buenas Prácticas de obligado cumplimiento. Los parámetros de calidad para el zumo de uva ya se regularon anteriormente por el Real Decreto 1044/1987, de 31 de julio, inmediatamente después de nuestro ingreso en la U.E.

Por lo expuesto podemos afirmar que los zumos son una de las categorías de alimentos más reguladas a nivel europeo y que, en particular, la legislación española sobre zumos es la más completa y estricta de Europa al reconocer legalmente los parámetros de calidad de los zumos más comunes en nuestro entorno, por lo que la autenticidad y calidad de estos productos está legalmente garantizada.