Búsqueda en los contenidos de la web

Asozumos
 

Entrevistamos a José Miguel Herrero, director general de la Industria Alimentaria

1. La calidad del sistema alimentario está cada día más controlada, pero ¿cómo funcionan realmente todos los controles que hacen las distintas administraciones Públicas?

En el caso de la industria alimentaria, el control de la calidad comercial es realizado por los servicios de control de la calidad y defensa contra fraudes de las comunidades autónomas, y el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA), se encarga de la coordinación.

Desde el Ministerio reunimos a las Comunidades Autónomas periódicamente en la Mesa de Coordinación de la Calidad Alimentaria para consensuar Acuerdos que buscan armonizar las actuaciones de las autoridades competentes.

Por otra parte, el control de los alimentos en los puntos de venta al consumidor final es realizado por las autoridades de consumo de las comunidades autónomas.

En el control de los alimentos también interviene el Servicio Oficial de Inspección, Vigilancia y Regulación de las Exportaciones (SOIVRE), que es competente en el control de calidad comercial en frontera. Además, los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado, en especial la Guardia Civil (SEPRONA) da apoyo a la labor de las autoridades competentes de control y realiza actuaciones que trascienden el ámbito administrativo.

Por todo ello, contamos con una red de prevención del fraude que es muy eficaz. Todas las administraciones involucradas en el control trabajamos de manera conjunta y coordinada. A nivel europeo formamos parte de la Red Europea de lucha contra el fraude alimentario.

2. Desde su punto de vista, ¿cuál es el nivel de cumplimiento de la normativa de controles por parte de las industrias alimentarias?

Cada vez el sector es más consciente de las exigencias de los consumidores que quieren, no solo productos seguros, sino de calidad. Están muy involucrados en poner en marcha sistemas de control de calidad en sus empresas para ofrecer las máximas garantías.

El cumplimiento de la normativa es muy elevado. Por ejemplo, en 2018, de un total de 6.815 controles que se han realizado dentro del Programa de Control Oficial de la Calidad Alimentaria, sólo en un 13% aproximadamente se han detectado infracciones.

3. ¿En qué consiste la Red de Laboratorios Agroalimentarios y cuáles son sus objetivos?

La Red de Laboratorios Agroalimentarios está formada por los laboratorios de las comunidades autónomas designados para realizar el control oficial de productos agroalimentarios y medios de la producción agraria, y por los laboratorios agroalimentarios del Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, que realizan la gestión de la red a través de una aplicación informática (LAGRORED) desarrollada para tal fin.

Actualmente en esta Red figuran un total de 46 laboratorios, de los cuales 44 han sido designados por las comunidades autónomas como laboratorios que pueden realizar el análisis de las muestras tomadas en los controles oficiales.

Con la Red de Laboratorios Agroalimentarios se logra una coordinación eficaz del control analítico oficial y se facilita la coordinación de las actuaciones en materia de análisis de productos agroalimentarios y medios de la producción agraria a nivel nacional mediante diversas actividades entre las que destaca la realización de ejercicios de intercomparación, la transferencia de información analítica y técnica, así como la formación del personal que lleva a cabo los análisis en el marco del control oficial.

4. Además de los controles propios de los sistemas de APPCC, ¿qué sectores ahora mismo han implementado o están implementando sistemas de autocontrol de la calidad?

Son los sectores, como bien señaláis, los que llevan a cabo la puesta en marcha de estos sistemas de autocontrol. La responsabilidad de los operadores está contemplada como tal en la normativa europea de temas alimentarios. Además en el caso de España, la Ley 28/2015, para la defensa de la calidad alimentaria, contempla la posible puesta en marcha de estos sistemas a través de asociaciones sectoriales.

Existen varios sistemas de autocontrol sectoriales en España. Si no me equivoco, de los primeros en poner en marcha este sistema de autocontrol y que a día de hoy sigue funcionando fue el sector del zumo. Este sistema lleva ya veinte años apostando por la calidad y la autenticidad de sus productos, y hacen del sector del zumo uno de los más experimentados.

Otros sectores, también han decidido apostar por sistemas de autocontrol como pueden ser el sector de los productos cárnicos, la miel o el aceite de oliva.

En definitiva, en temas de control de calidad, no sólo las autoridades competentes están implicadas, sino que es necesario que las industrias, a través de sus organizaciones sectoriales, adopten este tipo de compromisos de los sistemas de autocontrol que son una prueba más de su apuesta por la calidad.

5. ¿Cree que la ciudadanía es realmente consciente de la labor que hace el Ministerio y la industria alimentaria en materia de controles para asegurar la calidad alimentaria?

Creo que no. Estoy empeñado en descubrir a los ciudadanos lo que hay detrás de los alimentos que compran. Creo que se ha perdido el valor de los alimentos y queremos volver a recuperarlo.

Detrás de cada alimento hay un trabajo callado de los agricultores y una tecnología puntera de la industria alimentaria. Todos trabajan para que los ciudadanos podamos comprar alimentos con plenas garantías.

En cuanto a los que velamos por garantizar la seguridad de ese sistema también estamos obsesionados por la excelencia. Queremos un sector agroalimentario que genere riqueza en nuestro país y del que los españoles nos sintamos orgullosos.