Búsqueda en los contenidos de la web

Asozumos
 

'Hay que romper las barreras para facilitar la interacción entre los sectores económicos y los investigadores'

28 - ABRIL - 2015

Asozumos: Al nombrarle director general de la Investigación agroalimentaria asumió un gran reto, ¿cuál es su percepción ahora mismo sobre la I+D+i en España en este sector?

Manuel Laínez: En España contamos con cerca de 2.000 grupos de investigación trabajando en agroalimentación y todos tienen una elevada calidad. La demuestran en el día a día en las publicaciones científicas o en su éxito a la hora de conseguir financiación para proyectos de investigación tanto en convocatorias españolas como internacionales. Aunque deben deben acercarse más unos a otros para colaborar y coordinar su trabajo.

En ocasiones se comenta que los resultados de la investigación no se transfieren al sector productivo para transformarlos en innovación. Pero he comprobado que no es realmente así. Hay bastantes grupos de investigación que colaboran directamente con empresas y cooperativas, de manera que estas últimas utilizan los resultados de la investigación para mejorar su tecnología o sus procesos productivos.

El problema es que esa colaboración no se produce de forma sistemática en la mayoría de los grupos, aunque tampoco todas las empresas y sectores tienen interés en acercarse a los centros de investigación. Hay que seguir rompiendo barreras para promover y facilitar la interacción entre los sectores económicos y los investigadores, de manera que el conocimiento no tenga que ser transferido sino que sea aplicado directamente y se materialice en innovación. En definitiva, avanzar hacia la colaboración público - privada en I+D+I.

Asozumos: ¿Cuál es la situación del Programa Nacional de Innovación e Investigación Agroalimentaria y Forestal para el periodo 2014-2020?

M.L.: En cuanto a la financiación dirigida al sector, la enmarcamos en el Plan Estatal de I+D+I que se aprobó en 2013 y durará hasta 2016. En función de los objetivos de los proyectos de investigación se puede acudir a dos tipos de convocatorias. En aquellos casos en los que se pretenda generar conocimiento más fundamental los investigadores pueden acudir a la convocatoria de excelencia.

Cuando lo que se pretende es buscar la solución de problemas concretos que existen en los sectores productivos los investigadores deben acudir a las convocatorias de retos.

Concretamente, el reto 2 del programa estatal incluye todos los objetivos relacionados con la calidad y seguridad alimentaria, la agricultura productiva y sostenible y los recursos naturales. Dentro de ese reto hay convocatorias anuales tanto desde la Secretaría de Estado de Investigación, Desarrollo e Innovación como desde el INIA.

En este momento están a punto de resolverse las ayudas a los proyectos presentados en 2014; a continuación se abrirán los plazos para presentar los proyectos de 2015. Primero se abrirán las de la Secretaría de Estado y a finales de mayo - principios de junio las del INIA.

Este Plan Estatal tiene como objetivo promover la colaboración público - privada en esos proyectos de investigación. Se desea que las empresas puedan asumir los trabajos para abordar alguno de los objetivos del propio proyecto de investigación. Para ello pueden recibir financiación de hasta el 50% de sus costes totales.

Asozumos: www.idi-a, www.agripa.org son herramientas que el gobierno pondrá a disposición de los sectores para lograr que la investigación llegue a quien tiene que llegar. ¿Qué contienen y para qué sirven?

M.L.: La primera es una web que ha creado el MAGRAMA para que cualquier interesado del sector agroalimentario conozca cómo puede financiar su actividad de investigación o de innovación, tanto en el ámbito del Plan Estatal como en el marco del Horizonte 2020. También le va a explicar quién es quién en el mundo de la investigación agroalimentaria española.

Agripa es una plataforma que hemos desarrollado desde el INIA. Es complementaria a la anterior. En ella es posible encontrar quién está trabajando en este momento en cada proyecto de investigación con financiación pública. Además es una plataforma colaborativa. En ella se pueden buscar investigadores para contactar con ellos, y conocer los proyectos en los que trabajan, hemos abierto la posibilidad de utilizar este portal para crear grupos de interés en los que los investigadores interactúen entre sí y con las empresas, pudiendo disponer de espacios propios, tanto públicos como privados, para gestionar proyectos o para hacer el seguimiento a sus necesidades o sus problemas.

Asozumos: ¿Considera que las empresas agroalimentarias apuestan por la I+D+i o todavía falta mucho por hacer?

M.L.: Las empresas de este sector se sitúan en cifras similares a la media de nuestro país. Sin embargo, como sector que ha abordado un proceso de internacionalización creciente, cuando lo comparamos con otros que están en ese nivel de ventas en el exterior, concluimos que en su conjunto estas empresas necesitan un impulso en su estrategia de innovación. También es cierto que hay unas grandes diferencias entre los subsectores de la industria agroalimentaria.

La innovación es importante como estrategia para mantener la competitividad exterior y consolidar la posición alcanzada en los mercados, sin embargo, es llamativo que en muchos casos esa innovación en nuestras empresas llega a través de la compra de tecnología, y en menor medida es algo interno, desarrollado dentro de la empresa o en colaboración con centros de investigación y centros tecnológicos. Esto sí que es una limitación que deberíamos tratar de superar juntos, a través de una mayor colaboración público privada.

Asozumos: En cuanto al sector de los zumos y néctares, ¿cuál es su percepción en cuanto a su apuesta por el I+D+i?

M.L.: Es cierto que cuando te acercas a los lineales de los supermercados parece que hay productos nuevos, que están llegando al mercado continuamente, pero no dispongo de datos estadísticos. Quizá también están muy ligados a determinadas marcas concretas. En cualquier caso, la industria de procesado de frutas y hortalizas, así como la de bebidas en general, son dos de los grupos más innovadores dentro de la industria agroalimentaria, de acuerdo con los resultados de algún proyecto de investigación realizado hace algunos años centrado en la Comunidad Valenciana. Por tanto, sí que es un sector dinámico.

Asozumos: ¿Qué líneas de trabajo de las que tiene su departamento podrían utilizar los fabricantes de zumos y néctares?

M.L.: De manera indirecta, algunos proyectos que el INIA financia a grupos de las CCAA, sí que podrían ser de interés para ellos, a través de temas relacionados con la mecanización de la recolección de frutas o con nuevas variedades. Las instituciones que están recibiendo fondos en estas líneas son el IVIA, el IRTA el IFAPA, así como algunas Universidades del entorno de estos centros.

Si nos centramos en tecnologías de procesado de frutas para la obtención de zumos y néctares hemos encontrado un proyecto vivo, financiado por la Dirección General de Investigación de la SEIDI, en el que están trabajando algunos grupos de la Universidad Miguel Hernández. En este caso también pueden formar parte de sumos y néctares los grupos de trabajos de los centros del CSIC y de CCAA.

Asozumos: Nuestro sector tiene cada vez más importancia en el exterior y para llegar a estos mercados es necesaria la innovación. ¿Qué tiene que hacer una empresa que quiere desarrollar un proyecto en colaboración con ustedes?

M.L.: Tanto en proyectos de investigación como en la aplicación de conocimiento existente a una empresa muy concreta, para generar innovación, hay muchas oportunidades. Lo más importante es identificar el área de actividad en la que la empresa necesita colaboración. Puede utilizar cualquiera de los portales web para entrar en contacto con los grupos de investigación o las plataformas tecnológicas y centros tecnológicos.

Incluso en el INIA ayudamos a una empresa o una asociación de empresas a buscar los grupos que pueden contribuir a una solución tecnológica. A partir de ahí se crea un programa de trabajo para abordar las necesidades de cada uno y cumplir con los objetivos.

Pero lo más importante es el hecho de que "cuando te conceden ayudas en una convocatoria de estas características has tenido que realizar un análisis completo de tu propuesta, de su viabilidad tecnológica y económica, y de sus posibilidades de mercado; la sistematización a la que te obligan en tu proceso de innovación te garantiza el éxito".