Búsqueda en los contenidos de la web

Asozumos
 

'El sector hortofrutícola español sigue gozando de una excelente salud'

24 - ABRIL - 2017

Asozumos entrevista a la subdirectora general de Frutas y Hortalizas, Aceite de Oliva y Vitivinicultura, del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente de España, Maria José Hernández Mendoza.

Asozumos. En su opinión, ¿goza de buena salud el sector productor hortofrutícola en nuestro país?

María José Hernández.- Efectivamente, el sector hortofrutícola español sigue gozando de una excelente salud, incrementando su valor económico y consolidando su posición de los últimos años como principal subsector en el marco de la agricultura española. Las exportaciones siguen siendo el motor de este sector, con más del 50% de la producción hacia este destino, y se trabaja intensamente en la innovación hacia distintos ámbitos para ofrecer a los consumidores una gran diversidad de productos y calendarios, así como hacia aspectos de calidad y producción sostenible desde el punto de vista medioambiental.

A. Aunque cada subsector tendrá un porcentaje diferentes, ¿cuál puede ser la media de transformación de frutas y hortalizas en España?

M. J. H.- Aproximadamente el 20% de la producción de frutas y hortalizas se destina a la transformación. Aproximadamente el 24% de las hortalizas, el 20% de las frutas cítricas, y el 14% en la fruta restante.

A. ¿Está el sector productor de frutas y hortalizas suficientemente coordinado con la industria de transformación para conseguir organizar producciones y trabajar de forma conjunta, por ejemplo a través de contratos de larga duración u otras fórmulas?

M. J. H.- Al menos en una buena parte de la producción sí existe esa coordinación, en gran medida promovido por antiguos regímenes de ayuda a la transformación, y otros regímenes de ayuda vigentes, como la actual ayuda asociada al tomate de transformación, que obligaban, y en el último caso obliga, a la existencia de contratos entre los productores e industriales, para la percepción de dichas ayudas.

También hay que destacar la labor que a este respecto realizan algunas interprofesionales, y asociaciones sectoriales, sin olvidar el importante papel que se desempeña el Mapama,   mediante la promoción de los contratos tipo homologados.

A. ¿Piensa que podría realizarse un plan estratégico que coordinase la producción, comercialización y transformación de frutas que hiciera más fácil y rentable nuestra producción de fruta fresca y de zumo, tanto dentro como fuera de nuestras fronteras?

M. J. H.- Sin duda la coordinación entre los distintos actores implicados en el sector hortofrutícola es fundamental para aprovechar las sinergias y lograr una mayor eficiencia. En todo caso, no podemos olvidar que el propio dinamismo del sector hace que sea la situación del propio mercado y el tipo de producto del que se disponga en cada campaña el que determine la comercialización en fresco o el destino a transformación por lo que no siempre la planificación y coordinación previa es fácil.

A. ¿Qué opina del nuevo reglamento de reparto de fruta en los colegios? Considera que es una oportunidad para el sector productor como transformador?

M. J. H.- Desde el Ministerio valoramos muy positivamente el nuevo reglamento de programas escolares ya que la eliminación de la cofinanciación nacional que existía en el marco anterior va a permitir un uso mucho más amplio de los fondos de la Unión Europea llegando a más beneficiarios. Además, el mantenimiento de las medidas educativas va a permitir fortalecer el reparto de producto con el fin de alcanzar el objetivo de aumentar el consumo de frutas y hortalizas en este sector de la población.

En la primera propuesta de la Comisión Europea de modificación de este régimen de fruta en los colegios, se proponía la eliminación de los productos transformados, algo con lo que España nunca estuvo de acuerdo, ya que se trata de productos igualmente saludables y además facilita el reparto en los colegios. Finalmente las frutas y hortalizas transformadas pueden formar parte del plan escolar, por lo que es sin duda una oportunidad para el sector transformador.

Del mismo modo lo es para el sector productor. Se debe animar a productores e industriales para que se registren como proveedores de productos y sean protagonistas directos de esta medida.